Garantizamos que las organizaciones cumplan con la actual Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD), adaptándolas al Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de manera personalizada.

¿A quién afecta Reglamento General de Protección de Datos?

El Reglamento es obligatorio para todas aquellas empresas y organizaciones que tratan datos de carácter personal y se encuentran en la Unión Europea y para todas aquellas que se encuentran fuera cuyos servicios se destinan a los ciudadanos de la UE.

Ventajas de cumplir con el RGPD:

Evitar o minimizar el riesgo de sanciones
Evitar o minimizar el riesgo de daños en la imagen de la compañía.

Las etapas para la adaptación al RGPD son:

  1. Identificación de tratamientos de datos personales
  2. Identificación de la situación ante la aplicación del RGPD
  3. Identificación de las medidas técnicas y organizativas implantadas en la actualidad.
  4. Identificación de tareas a realizar para adaptarse al nuevo Reglamento
  5. Desarrollo de evaluaciones de impacto en privacidad (si procede)
  6. Formación
  7. Entregables

El principal objetivo del Reglamento es conceder una mayor protección y control a las personas sobre sus datos personales y la circulación de éstos:

Analizar los distintos tratamientos de datos personales que lleva a cabo una organización y elaborar un registro de las actividades exigidas por el RGPD
Realizar evaluaciones de impacto para el tratamiento de datos que las requieran
Facilitar modelos de contrato de encargado del tratamiento
Definir el procedimiento para la gestión de los derechos de los afectados y establecer el procedimiento de gestión y notificación de incidencias
El RGPD obliga a determinadas entidades a tener un Delegado de Protección de Datos (DPO) en función de la actividad, el volumen y la sensibilidad de los datos personales que traten.